jueves, 21 de mayo de 2009

Noventaynueve...



Alguien ha visto salir a Rita Barberá de una tienda de navajas. O sea, que se está armando la gorda. Y es que señores, aquí el Capitán y el menda leyenda cumplen 99 entraditas. Lo que empezó como un simple divertimento para matar las horas libres en nuestro relajado trabajo de broker en la bolsa de Tokyo se ha convertido en nuestro modus vivendi y nos ha permitido disfrutar de unos niveles de vida que nunca hubiésemos soñado. Top models, fiestas en áticos, mansiones, entrevistas, reconocimiento, operaciones de estética, alargamientos varios… todo ha sido posible gracias a ustedes. Y desde aquí, nuestro agradecimiento.

Creo que es un buen momento para contar cómo comenzó todo. Corría el año 1982. El Capitán era sólo un Alférez y yo ya era Superintendente no porque fuese un tipo precoz (bromas no, por favor, seamos serios), sino porque en realidad Superintendente es mi nombre y Vicente mi apellido, cosas de mi padre y su maldita afición a los tebeos. Yo vivía en la idílica localidad de Torrelodones, famosa por sus rimas y desde allí me desplazaba cada día a Tokyo para invertir en naranjas loretinas, que es una variedad muy recomendable (a la par que elegante) que inventó el padre de un amigo que me estará leyendo. Hola Pepe.

El viaje era largo, pero se hacía ameno porque llevaba un walkman con un cassette de los mejores chistes de Arévalo. Qué risa, nunca jamás nadie ha imitado a los gangosos como él. Sólo de recordarlo se me pone la piel de gallina. Sobre todo si lo recuerdo mientras me toco con un hielo en los pezones.

El Alférez Rumikel vivía en Sitges, donde su familia tenía un puesto de productos para heterosexuales que quebró irremisiblemente. Recién licenciado en Económicas por la Universidad de los Números y con su título CCC bajo el brazo, no le fue difícil encontrar una ocupación haciendo temblar el índice Nikkei. Concretamente, él era el encargado de atizar el gong cada mañana para empezar las pujas.

Un buen día, mientras descansábamos comiendo en un restaurante español sobre el que corría una negra leyenda relacionada con los gatos del barrio y su inexplicable mengua de número,  me comentó:      

-       ¡Qué ganas tengo de que alguien invente Internet!

-       ¿Y eso?

-       Pues porque sí, porque si alguien lo inventara podríamos hacer un blog con mis fotos y tus textos y la gente entraría y se descojonaría.

-       Tampoco son tan malas tus fotos.

-       En fin, habrá que aburrirse.

-       De eso nada, déjame hacer una llamada.

-       No puedo, aún no se han inventado los móviles.

-       ¡Mecachis!

Así que me puse manos a la obra. Me encerré en el garaje de mi casa y no salí hasta 1998, cuando hube inventado el teléfono móvil desde el que llamaría a alguien para que inventara Internet.

Ah, cuán ingenuo fui. Cuando abrí la puerta del garaje, la luz cegadora hizo su trabajo y su impacto en mis ojos, unido a que llevaba 16 años sin probar bocado propició que cayera desmayado. Varios años después, desperté en la misma posición, en el mismo sitio, lo cual dice bastante poco de mis vecinos y del servicio de recogidas de basura.

Lo primero que oí fue la voz del ya Capitán:

-       ¡Vicente! ¡Despierta! ¡Han inventado Internet!

Maldición. Se conoce que algún desaprensivo, aprovechándose de mi estado de laxitud, hurtó la fórmula del teléfono (tengo un sospechoso, Joan Airtel) y la usó para hacer el escalado de inventos con el que yo planeaba entrar en los anales (no hombre no, bromas con esta palabra nooo) de la Historia.

-       ¡Es el momento, montemos el blog!

-       Está bien, pero me gustaría antes, si es posible, comer algo y ducharme.

-       ¡No hay tiempo! ¿No ves que nos debemos a nuestros lectores?

-       Pero si no tenemos…

-       Ni peros ni peras (esta frase la copió de mi madre), ¡manos a la obra!

Y nos pusimos. Y hasta hoy.

Personalmente, además de hambriento, estoy muy contento de haber compartido con todos ustedes este trayecto. Pero no nos pongamos melodramáticos, no hemos descubierto la vacuna del SIDA (al menos, que nosotros sepamos), sino que hemos intentado que ustedes, viendo las fotos, tuviesen una excusa para toquetearse. Y leyendo los textos, les entrasen remordimientos y miedo a quedarse ciegos. 

Y habida cuenta del tamaño de sus gafas, lo hemos conseguido.

Pero es el momento de cambiar, así que a partir del próximo post, incluiremos novedades, como que yo escribiré con la cámara y el Capitán hará las fotos con tipografías. O algo sí creo recordar que acordamos. Además, cambiaremos el diseño del blog gracias a la inestimable ayuda de la Srta. M, a la que mandamos un beso que igual no le llega hoy porque nos han dicho los de correos que están a tope pero que a más tardar el lunes le llega. Y a todos los demás, decirles que hasta ahora ha sido un placer inmenso. Y creemos que a partir de ahora aún lo será más.

No porque lo vayamos a  hacer mejor, sino porque viene el calorcito y ya no molestará tanto el hielo en los pezones.

¡Venga, que nos queda uno!

 

 

P.D. Hoy es el cumpleaños del Capitán Rumikel. Tal día como hoy, en 1812, nació en el seno de una familia muy modesta. Tan modestos eran que no le decían a nadie que era su hijo, así como en plan, psé, no sé, ¿no?  Como biógrafo oficial del Capitán, me reservo el derecho a ser el primero en felicitarlo. Pero abro la veda, así que si quieren, ustedes mismos.

 

Felicitats Capità!! Per molts anys xiquet!!

10 comentarios:

Dani LC dijo...

Pues a decir verdad, lo habéis conseguido! Yo estoy enganchado a este, vuestro blog..

Rediseño??? Que no sabéis que cuando alguien rediseña, todo el mundo dice: "a mi me gustaba más la otra versión..." Pero en este caso seguro que la Srta. M, habrá hecho una buena limpieza de cara en el blog, cosa no demasiado complicada... Si ahora os limpiarais la cara el Superintendiente y el Capitan, ya sería la leche! Menudas legañas!

Y al Capitán, que decirle que él no sepa... Ha nacido el mejor día pero un año antes! Felicitats nen!

Sra. Consorte dijo...

Felicidades!!! a todos, al que cumple años y fotos, al que escribe, a la que os ha dibujado...a todos. Estoy impresionada con tanto arte!
Un beso muy fuerte!

Reverendo Hoover dijo...

Oooooooohhhhh... chulisísisimo el vídeo y el dibujo, hay que ver la informática qué cosas hace. Pues nada oigan, felicidades a todos, y ya me dirán en qué discoteca es la fiesta, en qué zona estará la barra libre, y si vamos directamente en porreta o nos desnudamos allí.
Venga, voy para Canaletas para celebrar la entrada. Me pido la tienda de Zara para desvalijarla.

Enrique Hormigos dijo...

Vayan con cuidado, no pase como con esos pubs juveniles, que van de puta madre hasta que el dueño piensa aquello de "¡¡Coño!!, voy a redecorarlo y hacerlo más grande, que aquí entra pasta".
Momento en el cual no vuelve a aparecer ni Dios a tomarse unos cacaos...

En fín, no es por andar jodiendo planes de expansión y eso, pero yo lo veo bien así. ¿O qué?
(creo que al final va a ser "o qué").
En cualquier caso me da igual, porque yo voy a seguir viniendo.
Y el que avisa, no es traidor. ¿O qué? (joder; que creo que va a volver a ser "o qué").

p.d. Para lectores curiosos: la señora Barberá compra las facas en una cuchillería de lo más chic de la calle S. Vicente, al lado de la tienda de guantes. Que le hacen descuento y eso...

Kapitan rumikel dijo...

No se alarmen, no se alarmen... que si cambio de look, que si cambio de temas, que si cambio de peluquero y/o/e estilista... No se lo crean más que a Faemino y Cansado cuando dicen que estrenan nuevo espectáculo.

Y muchas, muchas, gracias por las felicitaciones varias. Tener la edad de Jesucristo puede ser una cruz, pero intentaremos que pase rápido y que el año que viene sean 34.

Agradecimientos varios y nos vemos esta noche por el Raval.

RMK

[M] dijo...

Contenta me encuentro de poder echar una mano con la remodelación de este vuestro querido blog, aunque la próxima vez me comprais un mono de pintor de mi talla, perracos :D

Voy a por las brochas y a por la radio (con Teletaxi sintonizado of course) y en un plin estoy aquí :D

Anónimo dijo...

Noventaynueve... dentro de nada vais a ser más viejos que la Sara Montiel, aunque vuestro arte va "in crescendo", pero tengo una queja-recomedación y me explico, el otro día fuí al médico de cabecera, Dra. Remedios, y me notificó que estaba perdiendo vista, enseguida empezó a preguntarme si es que miraba páginas de thailandesas en el portátil, que si películas de zoofilia (no se ni lo que es),que si me exprimía zumo de loretina en los ojos, etc... yo le explique que no, que solamente ha veces y en mi tiempo libre, nunca en el trabajo, visitaba este blog y de repente me dijo... no lo vuelvas porque al final vas a estar más pirado que los guionistas de la serie Perdidos. Sinceramente la mande a freir esparragos de los buenos y os visitaré cada vez que me apetezca toméndome un zumo de loretina y con dos rodajas en los huevos porque dicen que hacen crecer a los mismos... o eran los pechos....

Un pornostardelterreno con un par de naranjas loretinas

El superintendente Vicente y el Capitán RMK dijo...

Son todos ustedes estupendos. ¡¡Naranjas loretinas for everybody!!

anónimo que se confundió dijo...

Superintendente y RMK:
Buena continuación y suerte.

Daniel García-Sala dijo...

Yo venía a la leer la cien, pero bueno, vuelvo a leer esta, que la condenada tiene mucha gracia.
A mi me gustaba más el otro diseño.